Consejos para diseñar la carta de tu restaurante

Hoy nos centramos en el diseño de tu carta, tu herramienta de comunicación con los clientes más importante… sin embargo, la gran mayoría de restaurantes de este país no le prestan atención.

La carta requiere deliberación, no es solo plagarla de imágenes y platos… por ello hay que tener en cuenta estos diez consejos basados en neuromarketing que te ayudarán a rediseñarla.

1. Tiempo

Un cliente emplea una media de 106 segundos mirando la carta, por ello la importancia de escoger un buen diseño que resalte los elementos que maximizan tus ingresos.

 

2. Más es menos

¿Has escuchado hablar de la paradoja de la elección? Según esta teoría, las personas, ante un número elevado de opciones o elecciones, nos saturamos, llegando a paralizarnos. Bueno, pues lo mismo ocurre en la carta de tu restaurante, si tenemos un número elevado de platos.

Los estudios demuestran que hay número óptimo de platos en las cartas: pocos platos da aspecto de pobre y muchos, es desconcertante para los clientes.

¡Ahora presta atención!, a través de un estudio, se ha encontrado que el número óptimo de platos por sección (entrantes, principales y postre) son 6-7, pudiendo subir a 10 en la sección de los platos principales, si tienes un establecimiento de cierta categoría.

 

3. Dos páginas es lo ideal

¿Cúantás páginas tiene tu carta?

Las cartas que sólo poseen una página están vistas como más informal y en consecuencia, los clientes suelen consumir menos. Por el contrario, con varias páginas perderemos control y poder de influencia.

Resultado, ¡2 páginas es la configuración ideal para una carta!

Cuantas paginas tiene que tener un menú rentable?

La mejor opción para tener una carta rentable es utilizar dos páginas

 

4. Cómo la leen tus clientes

Sabiendo que hay platos de nuestro menú que nos aportan más ingresos, ¿cómo los colocamos de forma que la atención de los clientes vaya hacia ellos?

Aunque no hay un acuerdo en los estudios sobre cuál es el recorrido que nuestros ojos hacen cuando escanean un menú, se cree que hace una “Z” empezando por la esquina superior izquierda o un triángulo empezando por el centro. Lo que sí es seguro es que nos detenemos en aquellos sitios donde hay una caja o letra en negrita, y sobre todo, el espacio más importante de tu carta es la esquina superior derecha.

 

5. Espacios en blanco

En una carta llena de letras y descripciones, nuestros ojos buscan descanso en los espacios en blanco y ahí, es donde tienes que aprovechar y poner tus platos con mayor margen de beneficio.

Carta con Espacios en blanco

Utiliza espacios en blanco y cajas para resaltar los platos estrella de tu menú

 

 6. No lo plagues de fotos

Está comprobado que una buena foto puede incrementar las ventas de ese plato un 30%, pero la realidad que me encuentro es que las fotos que ponen algunos restaurantes no son de calidad y tienen el efecto contrario.

Si es el caso de que posees fotos muy buenas, ponlas, pero no llenes todo el menú con ellas o perderán impacto, una por página está bien.

 

7. Olvídate del signo €

Está comprobado que el signo del euro, convierte la experiencia gastronómica en un proceso de compra, y en consecuencia, los clientes consumen menos.

También olvídate de poner una línea desde el nombre del plato hasta el precio del mismo. Añádelo justo detrás, para que los clientes se deslicen sobre él sin prestarle atención.

Una carta sin signos de euro

Haz que el precio sea lo que menos destaque de tu carta.

 

 

 8. Utiliza platos como señuelo

Nuestra atención siempre se fija en los dos primeros platos de una lista, si utilizamos el plato más caro de nuestra carta en una de estas posiciones, el resto de platos parecerán más baratos por comparación.

 

9. Postres a una carta separada

Si enseñas los postres junto con los entrantes y principales, los clientes pedirán menos de éstos, con la idea de dejar espacio para el postre.

 

10. Descripciones y nombres

Usa descripciones evocadoras, ve más allá de listar los ingredientes, pero también aventúrate a humanizar los platos, y haz referencia al origen (si es una receta de tu abuela, si era el plato típico que nos cocinaban de pequeños…) o utiliza su nombre étnico.

 

¿Has implementado ya alguno de estos consejos? o tienes algún otro truco? Deja tu comentario.

Imagen destacada de Haley Phelps

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest